martinus jan langeveld y

download martinus jan langeveld y

of 22

  • date post

    12-Feb-2017
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of martinus jan langeveld y

  • 45R E V I S T A E D U C A C I N Y P E D A G O G A V O L. XVII N.o 42

    F O R M A C I N , C U E R P O Y A N T R O P O L O G A

    LA ORIENTACIN FENOMENOLGICA DELPENSAMIENTO DE OTTO FRIEDRICH BOLLNOW

    Y DE MARTINUS JAN LANGEVELD,DOS DE LOS FUNDADORES DE LA ANTROPOLOGA

    PEDAGGICA ALEMANA

    Andrs Klaus Runge Pea

  • 46 R E V I S T A E D U C A C I N Y P E D A G O G A V O L. XVII N.o 42

    RESUMEN

    ABSTRACT

    PALABRAS CLAVE

    RESUMEN

    RSUMABSTRACT

    PALABRAS CLAVE

    PALABRAS CLAVE

    ABSTRACT

    RESUMEN

    LA ORIENTACIN FENOMENOLGICA DEL PENSAMIENTO DE OTTO FRIEDRICH BOLLNOW Y DEMARTINUS JAN LANGEVELD, DOS DE LOS FUNDADORES DE LA ANTROPOLOGA PEDAGGICA ALEMANA

    Bollnow y Langeveld son reconocidos como dos de los principales fundadores de la antropologa pedaggica alemana. Estos autores,a pesar de las diferencias en sus reflexiones, consideran que se inscriben dentro de una perspectiva de trabajo fenomenolgica. Enel artculo se hace una presentacin de los aspectos centrales del pensamiento de estos autores y se enfatiza, sobre todo, en el papelque cada uno de ellos le adjudica al pensamiento antropolgico dentro de la pedagoga.

    Antropologa pedaggica alemana, fenomenologa, Otto Friedrich Bollnow, Martinus Jan Langeveld.German pedagogical anthropology, phenomenology, Otto Friedrich Bollnow, Martinus Jan Langeveld.

    THE PHENOMENOLOGICAL ORIENTATION OF THE THOUGHTS OF OTTO FRIEDRICH BOLLNOW AND OFMARTINUS JAN LANGEVELD, TWO OF THE FOUNDERS OF THE GERMAN PEDAGOGICAL ANTHROPOLOGY

    Bollnow and Langeveld are known as two of the main founders of the German pedagogical anthropology. These authors, despitethe differences in their thoughts consider themselves to be within the phenomenological perspective of work. A presentation of thetwo center points of the theories of these authors is made in this article. Also, emphasis is made on the role that each one has givento the anthropological thought within pedagogy.

    E D U C AC I O NE D U C AC I O NPEDAGOGIAPEDAGOGIAyRE

    VI

    ST

    A

    32

    RSUM

    L'ORIENTATION PHNOMNOLOGIQUE DE LA PENSE D'OTTO FRIEDRICH BOLLNOW ET DE MARTINUSJAN LANGEVELD, DEUX DES FONDATEURS DE L'ANTHROPOLOGIE PDAGOGIQUE ALLEMANDE

    Bollnow et Langeveld sont reconnus comme deux des principaux fondateurs de l'anthropologie pdagogique allemande. Malgr lesdiffrences dans leurs rflexions, ces auteurs pensent qu'ils s'inscrivent dans une perspective de travail phnomnologique. Dansce texte on fait une prsentation des aspects centraux de la pense de ces auteurs en mettant l'accent, surtout, sur le rle quechacun d'entre eux attribue la pense anthropologique dans la pdagogie.

  • 47R E V I S T A E D U C A C I N Y P E D A G O G A V O L. XVII N.o 42

    F O R M A C I N , C U E R P O Y A N T R O P O L O G A

    LA ORIENTACIN FENOMENOLGICA DELPENSAMIENTO DE OTTO FRIEDRICH BOLLNOW

    Y DE MARTINUS JAN LANGEVELD,DOS DE LOS FUNDADORES DE LA ANTROPOLOGA

    PEDAGGICA ALEMANA*Andrs Klaus Runge Pea**

    * Este escrito hace parte de las indagaciones realizadas en el marco de las discusiones del Grupo de Investigacinsobre Formacin y Antropologa Pedaggica e Histrica (Formaph) y de su Semillero, y ha servido tambincomo texto de apoyo a los cursos de Antropologa pedaggica y Formacin integral, de la Facultad de Educacin.

    ** Licenciado en Educacin: Ingls-Espaol de la Universidad de Antioquia, Doctor de Ciencia de la Educacin de laUniversidad Libre de Berln, Profesor de Pedagoga y Antropologa Pedaggica de la Universidad de Antioquia yCoordinador del Grupo de Investigacin sobre Formacin y Antropologa Pedaggica e Histrica (Formaph).E-mail: aklaus@ayura.udea.edu.co

    QINTRODUCCIN

    uien haya pensado en su profundi-dad y visto con lupa aguda las pro-blemticas relacionadas con la edu-cacin y la formacin humanas, no

    puede pasar de largo frente al hecho de quetanto la teora como la praxis pedaggicassiempre se apoyan, bien sea implcita o expl-citamente, en planteamientos, conocimientos,conceptualizaciones y puntos de vista antro-polgicos. Esto es algo inevitable, en la medi-da en que la pedagoga reflexiona sobre la edu-cacin y la formacin humanas. Adems, cuan-do la pedagoga analiza el fenmeno educati-

    vo y el devenir humano formacin, perso-nagnesis, individuacin, lo hace general-mente con el propsito y muchas veces conel ideal de hacer de los seres humanos se-res ms humanos esto significa, necesaria-mente, que siempre se est anclado a un mar-co de comprensin determinado de lo que eso se debera entender por humano. As pues,cuando se ve como tarea de la educacin eleducar a los hombres y mujeres para que sehumanicen, para que se formen, ello suponecomo algo presente tambin la problemticaantropolgica. Como dice Wulf en ese sentido:

  • 48 R E V I S T A E D U C A C I N Y P E D A G O G A V O L. XVII N.o 42

    Toda percepcin, reflexin, accin e inves-tigacin en la educacin contiene presu-puestos antropolgicos. Si la pedagogaapunta al perfeccionamiento del hom-bre, entonces ella contiene necesariamen-te representaciones antropolgicas sobresu formabilidad (Bildbarkeit) y sobre loslmites acerca de su capacidad de serinfluenciado; es decir, sobre su inmejora-bilidad (1992: 80).1

    De all que, desde su surgimiento en el pero-do moderno, siempre haya habido una rela-cin muy estrecha entre pedagoga y antro-pologa, aunque a esto histricamente no sele haya prestado mucha atencin.2 Como bienlo plantea Wulf de un modo crtico con res-pecto a lo que ha sido el proceso de moderni-zacin y civilizacin europeo:

    El surgimiento de la antropologa y de lapedagoga en el siglo XVIII se encuentraestrechamente ligado a la formacin de laburguesa. En el caso de la antropologa suobjeto es el hombre, en el caso de la peda-goga, la educacin. En el centro de ambasdisciplinas se encuentra un concepto ge-neral de hombre que se volvi vlido para

    la sociedad burguesa y en cuya creacinparticiparon la economa, el sistema jur-dico y las ciencias (1992: 81).3

    Lo caracterstico de esa relacin entre antro-pologa y pedagoga, tal y como se configurdesde ese entonces, es que, en ella, ambas dis-ciplinas se pueden hacer aportes y tomar co-sas de manera recproca. En el caso de la an-tropologa, por ejemplo, sta le ofrece susaportes y hallazgos a la pedagoga, y esta lti-ma, por su parte, retoma aquellos que pue-den servirle, no slo para formular y refor-mular sus fines tal y como fue la preten-sin principal al establecerse dicha relacindesde un comienzo, sino tambin para re-solver problemas y tareas que tiene plantea-dos, y ver as, en consecuencia, los fenme-nos educativos y formativos desde una pers-pectiva ms amplia y compleja, es decir, antro-polgicamente.4 En cuanto a la pedagoga, porsu parte, sta hace tambin sus aportes, en lamedida en que con sus reflexiones e investi-gaciones produce conocimientos de relevan-cia para la disciplina antropolgica, a partirde su mirada del ser humano sub especieeducationis; pero, a su vez, tambin con sus

    L A O R I E N TAC I N F E N O M E N O L G I C A D E L P E N S A M I E N T O D E O T T O F R I E D R I C H B O L L N O W Y . . .

    1 Todas las traducciones de los escritos referenciados en alemn corren por cuenta del autor.2 Resulta muy curioso que se tuviera que esperar hasta comienzos del siglo XX para institucionalizar un espacio

    acadmico de reflexin surgido de esta relacin entre pedagoga y antropologa, relacin que se hizo tan evidenteen la modernidad y que incluso sera susceptible de ser rastreada desde tiempos anteriores ac se tiene enmente dos posibles lneas de indagacin para dicha conjetura: una orientada por la pregunta acerca de lospensamientos e ideas antropolgicos en la pedagoga y otra guiada por la pregunta acerca de la necesidad de laeducacin y la formabilidad humana a partir del descubrimiento de Amrica. Si bien desde comienzos delsiglo XX en la tradicin alemana se reconoci la importancia de un campo de reflexin en el que entran en relacinla pedagoga y la antropologa sobre todo en su vertiente filosfica, ste no fue precisamente el caso en otrastradiciones. Planteamientos explcitos, al menos si uno se gua por los ttulos, aunque muy aislados, sobre larelacin entre antropologa y pedagoga, se pueden ver en el mbito espaol (Cf. Herrainz, 1896) y en el mbitoitaliano (Cf. Montessori, Antropologa pedaggica y Antropologa escolar ambas obras sin ao de publicacin en laversin espaola). Si bien la tradicin anglosajona tambin ha hablado de la relacin entre educacin y antro-pologa en las postrimeras de la mitad del siglo XX (M. Mead, por ejemplo), lo ha hecho bsicamente desde elmarco de la antropologa cultural. En este contexto, lo histrico y lo filosfico han brillado por su ausencia.

    3 La cita de Wulf es importante en un doble sentido: no slo pone en evidencia el vnculo entre pedagoga yantropologa propio de la modernidad, sino que al cuestionar el objeto de ese vnculo, a saber: el conceptogeneral, abstracto y eurocntrico de hombre, nos llama tambin la atencin sobre un asunto fundamental: que lacrisis de la antropologa implica una crisis de la pedagoga, cosa que parece no estar todava muy clara en nuestrocontexto, en la medida en que aun los pedagogos trabajan con base en un concepto de hombre como el acabado decuestionar.

    4 sta es una de las pretensiones de Bollnow con su orientacin fenomenolgico-antropolgica hacia ciertos fen-menos fundamentales de la existencia humana (Cf. Bollnow, 1962; 1966).

  • 49R E V I S T A E D U C A C I N Y P E D A G O G A V O L. XVII N.o 42

    F O R M A C I N , C U E R P O Y A N T R O P O L O G A

    crticas a lo dado y con sus expectativas haciael futuro, la pedagoga renueva constantemen-te las ideas y concepciones de lo humano, ydinamiza el pensamiento antropolgico, almostrar nuevos lmites y nuev